RESEÑA | VAMOS A POR CR7

Dramaturgia: Albert Boronat.
Revisión dramaturgia: Marta González.
Dirección: Marta González.
Música: Alberto Almenara.
Coreografía: Laura Morales.
Intérpretes: Fran García, Alejandro Lorence, Jorge Luque y Óscar Salamanca.
Diseño escenográfico y vestuario: Frotalámparas.
Iluminación y sonido: Macarena Márquez.
Cartelería: Ezequiel Barranco
Fotografía: Clarisa Guerra
Comunicación: Frotalámparas
Producción ejecutiva: Frotalámparas

"Cuando los sueños entran en juego".

¿Qué ocurre cuando piensas que tu vida se ha estancado? ¿Que no has tenido suerte en la vida? ¿Que no eres feliz? Posiblemente intentes levantar la cabeza, mirar atrás y sentirte con fuerzas para seguir avanzando al ver todo el recorrido realizado, continuar con la rutina esperanzado en que algo cambie algún día. Pero ¿y si todo lo que siempre has soñado depende de una simple apuesta para hacerse realidad? a esta pregunta intentan dar respuesta los protagonistas de "Vamos a por CR7" la comedia con la que la Cía. Frotalámparas aterriza en la capital sevillana.

Cuatro trabajadores de una inmobiliaria deciden secuestrar a un futbolista famoso, Cristiano Ronaldo, para así poder desestabilizar a su equipo y conseguir una apuesta millonaria. A veces, la respuesta más absurda e imposible nos parece la más correcta, y este delito se convierte en la salida y escape para las vidas de cuatro hombres cansados de su rutina. Aunque, finalmente, todo lo planeado fracasa. En este fracaso encuentran un pequeño lugar para desahogarse y confesar sus miserias: las envidias en el trabajo que causan frustración, la desestabilidad emocional de una vida en pareja que se ha estancado, el deseo sexual reprimido por la sociedad o la inapetencia hacia la vida provocada por la ocupación a los demás y la poca atención a uno mismo. En definitiva, miserias que se solucionarían poniendo tiempo tierra de por medio...o billetes.

Con una escenografía simple basada en cuatro sillas y una mesa llenas de latas de cerveza, sobre un césped artificial a modo de alfombra -que simbolizaba el "partido" tan importante que estaban disputando sus protagonistas-, se desarrolla la acción del antes y durante del secuestro sin que, en ningún momento, aparezca la figura del famoso jugador sobre el escenario interpretada por algún otro actor.

Una obra con toques de humor anclados en ese mundo primitivo que a veces resulta el fútbol, por momentos pausada con los monólogos de los actores y sus personajes o las coreografías que entre escena y escena realizaban los actores, entre los que cabría destacar la interpretación de Jorge Luque, cuyo personaje aporta los toques de cordura y coherencia que tanto necesitan nuestros cuatros protagonistas ante una situación tan caótica. Finalmente, después de dar mil vueltas y patadas al problema, el final resulta un poco abierto para el caso del secuestro, ya que el espectador no sabe qué ha pasado finalmente con Cristiano, pero sí se va a casa pensando que, probablemente los protagonistas de esta obra deberían de aprender a no vivir solo de los sueños porque el no conseguirlos de manera inmediata les crea una frustración que les impiden aprovechar el momento y ser felices y, sobre todo, aprender a convivir con lo que les toca, que no es poco en los tiempos que corren.

Reseña: Cristina Ortega.

Fotografía: Alejandro Talaverón