RESEÑA | EN DEFENSA PROPIA

En defensa propia. Función viernes 28 de ocutubre. Sala La Imperdible.

"Mientras un cerdo está siendo degollado entre gruñidos salvajes su hermano come plácidamente al lado, no lo defiende, tampoco huye, está entregado. Esto es filosofía".

Texto y dirección: Alfonso Pindado
Elenco de actrices: Beatriz Torres y Aida Hermosilla
Producción: Zia Moraita / Entropia Teatro 

Si hubiese que titular esta reseña, sin duda sería: "Teatro con acento andaluz", y no solo por referirme al acento de las actrices, que utilizan su perfecto y natural andaluz, sino por la forma en la que nos cuentan la historia. Quizás será porque están en el sur y se sienten en casa, pero anoche se sintió, y mucho, el calor humano en la imperdible. Ese calor que nos caracteriza; el que arropa, el que expresa con pocas palabras, el que llega al alma, el que echamos en falta cuando estamos lejos de casa. Eso hizo que anoche viéramos una propuesta sencilla, suave a la vez que dura, e interpretada por dos actrices a las que se les nota que el texto hace mucho tiempo que se les quedó muy adentro."En defensa propia" surgió de la unión de las compañías: Entropia Teatro, Zia La Moraita y Triángulo Teatro. Una colaboración especial bajo el propósito de llevar a cabo esta producción que da vida a los textos poéticos de Alfonso Pindado, quién también se encarga de la dirección. Aida Hermosilla y Beatriz Torres en la escena se encargan de dar vida a un texto tan poético como reivindicativo. A través de un simple diálogo entre las dos actrices, nos hablan de sus problemas personales, al mismo tiempo que alzan la voz sobre aquellos conflictos sociales que hacen que nuestra existencia parezca resumirse en sufrir y soportar la tiranía del poderoso. Ley Mordaza, recortes en sanidad y educación, situación de precariedad laboral y, sobre todo, la falta de valores de la sociedad actual, son algunas de las cuestiones que se van desgranando durante la hora aproximada del espectáculo. 

La soledad, el miedo a quedarnos solos y no ser uno más, subyace durante toda la obra, y quizás por eso la historia comienza con dos maletas abandonadas en la escena. Porque esas maletas algún día quedaran huérfanas cuando lleguemos al destino o cuando ya no las necesitemos. Al igual que todos esos objetos que durante toda nuestra vida vamos acumulando sin ningún sentido práctico, más que el sentimiento consumista que nos corroe. Y contra esta idea, como no podía ser de otra manera, encontramos una escenografía escueta. Las actrices andan sobre un cuadrado de tela que cuenta con una circunferencia libre de tela que hace que la acción vaya moviéndose dentro de este círculo que se convierte en vicioso. Las ideas se van desarrollando, sin un orden aparente, los temas fluyen y las reflexiones que se van apostillando van cambiando el ritmo de la acción que en todo momento es acompañada por música en directo. Aida Hermosilla y Beatriz Torres nos regalan una interpretación equilibrada. 

Se nota el rodaje de la función en sus miradas. Ambas se saben de memoria a la compañera y esto hace que encontremos un ritmo compensado, a pesar de estar ante dos actrices muy diferentes. Mientras Beatriz nos da la pausa y la tranquilidad, Aida salta con la intensidad que pide el espectáculo en algunos momentos. Nos dan verdad, amor, amistad y ganas de revelarse y vivir. Te miran a la cara, con los ojos bien abiertos, y ya les digo yo que en ellos hay mucha verdad. Y no es nada sencillo plantear un espectáculo donde las protagonistas busquen tanto la mirada del público. Ya sabemos que en el patio de butacas uno puede encontrarse a cualquier tipo de espectador. Y este espectáculo es para aquellos a los que le guste el teatro comprometido, el que no solo quiere entretenerte sino también replantearte las ideas. El que molesta y algunas veces hasta duele. Porque "En defensa propia" tiene la magia de ser un canto a la vida, a la misma vez que nos recuerda lo jodidamente conformista que somos. 

Una obra para reír con ellas, mosquearse con lo que nos rodea, y replantearse como queremos gestionar lo que nos queda por vivir. "En defensa propia", Zia La Moraita / Entropia Teatro. 28,29 y 30 de octubre en la Sala La Imperdible. (Sevilla).  

Alberto Mejias.