Reseña | La boda de tus muertos

"La boda de tus muertos". Función del viernes 8 de febrero de 2019. Sala Cero Teatro. 

Dirección y dramaturgia: Pablo Canosales.
Reparto: Bosco Fernández, Txabi Pérez, Isabel Ampudia, Sara Mata, Víctor Nacarino.
Ayudantía de dirección: Esther Alonso.
Escenografía y vestuario: Tania Tajadura.
Iluminación: Carlos Marcos.
Fotografía: Jesús Mayorga Estudio.
Diseño gráfico: María Costero.
Compañía: Sieteatro Producciones.

"La familia duele, duele mucho pero sigue siendo la familia".

Diría Marlon Brando al ver La boda de tus muertos: "La familia... la familia...". Y no es para menos. El joven dramaturgo y director Pablo Canosales traza un relato tragicómico, surrealista, costumbrista, divertido y ácido de una familia que podría ser la de cualquiera. Con los problemas de cualquiera, las incertidumbres, miedos y reproches de la de cualquiera. Pablo se casa y como consecuencia se reúnen madre, padre, hijo e hija en torno a una mesa de bodas repleta de espejos que evidencian el parecido entre lo que somos y lo que se levanta tras el telón.

Ha llovido desde que Sieteatro comenzara a rodar allá por 2007. Jóvenes actores estudiantes de la Escuela Superior de Arte Dramático de la capital hispalense se asocian para crear y entrenar. La Muestra de Teatro Universitario organizada por el CICUS sirve como trampolín para conformarse como compañía y estrenar su primer montaje. Es en Madrid donde se asientan, además, como productora teatral.

El peso de la familia y los terremotos que conlleva. Un viaje que comienza con un laboratorio en el que Canosales investiga con sus intérpretes y va creando el texto a partir de improvisaciones. Para actrices como Sara Mata, el proceso ha sido uno de los más complejos y atractivos de su carrera. Un trabajo que parte del surrealismo, la ironía, el sarcasmo o el absurdo como vías para conectar con el público.

Para esta función y en adelante, más de la mitad del elenco se estrena, con todo lo que eso conlleva. No obstante, el espectador no lo nota. Vibrante en el ritmo y con buena sinergia entre un elenco que parece llevar toda la temporada en escena. La pieza nos sitúa en un coche dirección Huelva. El autor traza con clarividencia y verosimilitud las relaciones entre los protagonistas. Se casa Pablo, aunque Pablo no aparece durante el convite. Lo que sí aparecerá será el declive y renacimiento de unos personajes que vislumbran la celebración desde la distancia de la mesa trece. El camarero, el misterioso personaje interpretado por Txabi Pérez, sirve de organizador del festejo dividiendo por platos y conflictos el transcurso de la obra. Coge fuerza con el monólogo del personaje interpretado por Isabel Ampudia sobre lo que le gusta o no de las bodas. Y de ahí en adelante el espectáculo adquiere todo tipo de vertientes, desde el humor desternillante hasta las escenas dramáticas y enternecedoras entre los miembros de la familia. Ayuda la iluminación de Carlos Marcos con la capacidad de crear espacios que guían al espectador por los diferentes momentos de la obra. Tania Tajadura, parte fundamental en la compañía, firma un atrayente vestuario y una escenografía sencilla pero efectiva. Blanca y pura que contrasta con el espíritu de unos personajes que viven en la oscuridad cotidiana.

Con trabajos como "La necesidad del náufrago" o "Que se esconde tras la puerta", Canosales es uno de los autores jóvenes a los que tener en cuenta. Escuchándolo tan sólo un par de veces -en una charla en la escuela de arte dramático donde estudió y en el encuentro tras la función- se vislumbra un hombre de teatro. La ecuación es sencilla. Este oficio tiene dos orillas, en un lado los que lo aman, al otro los que no. Los primeros miman y cuidan cada detalle. Escuchando a Canosales apenas un par de ratos se intuye que es de los primeros. Así las cosas, resulta difícil no entrar al trapo de su mundo. 

Fran Garcón.