ENTREVISTA | ROCKY HORROR MADNESS SHOW

El Rocky Horror Madness Show cumple un año en Sevilla y no hemos querido perder la ocasión para sentarnos con Marina Bravo, directora del proyecto y Nieve Castro, productora y actriz. Nos reunimos con ellas en Gigante bar (Alameda de Hércules) para que nos cuenten los detalles de este espectáculo que no para de cosechar éxito función tras función. Como ellas misma dicen, "Un eventos para desestresarse".

P. Para los que no lo conozcan, ¿Qué es el Rocky?
Marina: Es un musical que en su estreno fue un exitazo, lo llevaron a Estados Unidos y es ahí donde entra Tim Curry que es luego quien haría la película. Hollywood quiso invertir, pero aquello fue un fracaso absoluto. A partir de ese fracaso surge el formato que nosotros hacemos, que es lo que se llama "live-show". Como veían que en los cines era un fracaso, lo dejaban para las sesiones golfas donde acudían aquellos a los que les gustaba y básicamente se ponían a hacer el loco. Levantarse, gritarle a la pantalla, tirar cosas, bailar, Y así surge este formato que en Estados Unidos tiene mucha tradición y se lleva haciendo muchísimos años, además de muchos sitios de Europa. El espectáculo consiste en proyectar la película mientras que se va representando al mismo tiempo.
Nieve: Y al público se le da una bolsita con diferentes objetos que después usan durante la película. Y los objetos van desde papel higiénico a serpentina o matasuegras. En un momento de la película lo tiene que usar y eso hace que el público entre de lleno en la obra.

P. ¿Y cuál es el origen?
Marina: Pues el principio fue un poco duro. Eso es verdad. Pero también muy bonito. Fue una serie de coincidencias. Por ejemplo, nosotras dos nos conocíamos, habíamos coincidido toda la carrera, pero no éramos amigas. Y con Pablo igual, me lo encontré después de varios años en el metro y entró en el proyecto. Había ese miedo de, ¿trabajaremos bien juntos? Pero fue genial.
Para empezar, fuimos a por la financiación y a través de una campaña de crowfunding conseguimos lo que necesitábamos. La gente se volcó con el proyecto.

Nieve: A mí me sorprendió la de gente que nos escribió ilusionada con que lo hiciéramos, que yo había visto la película una vez y no pensaba que tuviera tanto seguidores. Y luego el apoyo que hemos tenido de la sala, el vestuario que nos lo cedió una chica que tenía una tienda de ropa y nos escribió diciendo que quería colaborar. En fin, el inicio fue muy ilusionante porque notamos el apoyo de mucha gente.

P. ¿Cómo se organiza una función donde el público participa de esa manera?
Marina: Tienes que tener en cuenta que no vas a ver "teatro" de la forma convencional en la que el público viene se sienta y mira. Es casi lo contrario.
Nieve: Yo siempre aviso a la gente de que no es una obra de teatro, vas a ver un espectáculo. A mí me gusta decir que vas a ver una peli donde pasan cosas. Me gusta plantearlo así para que la gente no vaya con la concepción de una obra de teatro normal.
Y luego, a la hora de crear el espectáculo, aunque la película siempre es la misma, nunca hay nada cerrado ni fijo porque cada público es diferente. Y creo que algo muy bueno es que nosotros en la entrada estamos recibiendo al público y eso nos da una idea de lo que luego nos vamos a encontrar dentro. Así es como es la gente y sabes con quién vas a poder interactuar más o menos.
Marina: Yo siempre he considerado que es muy importante cuidar a este público porque, como es un espectáculo un poco extraño, que se sale un poco de lo normal en Sevilla, hay que ponérselo un poco fácil para ayudarles a que se metan un poco en el rollo y les guste. Por ejemplo, con la entrada va una consumición y en la entrada están los actores recibiéndoles.
Nieve: Y sobre todo lo que decía antes, la importancia de que sepan que no viene a una obra de teatro, donde además ellos son parte fundamental del espectáculo. El tema de la bebida hace que ya vean que es algo distinto, y el sitio, el hecho de que sea en la Holiday, una discoteca, eso hace que se rompa un poco con lo "sagrado" del teatro y la gente esté más relajada y predispuesta a romper esa pared que nos separa a la hora de llevar a cabo el show.

P. ¿Cómo se apuesta por hacer esto en Sevilla?
Marina: Yo soy un poco la culpable de esto. Estuve trabajando en Madrid con una compañía que hacía este espectáculo allí. Y ya estando allí les comentaba que yo quería traerlo aquí, era básicamente el sueño de mi vida. Cuando me puse a intentar montarlo, a la hora de hablar con la gente que entraba en el proyecto siempre salía la misma preocupación, ¿pero esto va a funcionar aquí? Porque tenemos el prejuicio, nosotros mismos, de que el público sevillano es muy rancio.
Nieves: Además de que el espectáculo sorprende, nada más que entras te encuentras a gente en corsé, el tema de la sexualidad, unos con unos y con otros, extraterrestres... es una locura. Digamos que tenía todos los ingredientes para que no triunfara. El miedo estaba ahí, de hecho, cuando íbamos a estrenar, yo pensaba, bueno, hemos hecho una función, no sé si haremos más, pero con haberlo hecho una vez ya soy feliz. Y fíjate ahora, vamos a cumplir un año.
Nieve: Yo la verdad como actriz no me terminé de entender ni de involucrarme hasta que no lo hicimos. Yo tenía confianza plena en Marina, pero claro, este espectáculo no tiene sentido hasta que tú no interacciones con el público. Entonces, era un momento de muchas ganas, pero también mucho miedo a la hora de estrenarlo.

P. ¿Cómo participa el público?
Marina: El público tiene una serie de "normas", por llamarlo de alguna manera. Se establece un acuerdo al principio del show. Digamos que la gente va un poco guiada hacía donde puede interaccionar, pero también es cierto que una vez que el espectáculo empieza y la gente ve cómo funciona y si, se corre el riesgo de que la gente vaya un poco por donde quiera (Risas)
Nieve: Nos han pasado cosas muy extrañas.
Marina: Pero para ello los actores están muy preparados y la verdad que tenemos mucha suerte en ese sentido. Tenemos un equipo que ese hándicap es vez de verlo como algo negativo lo ven como algo positivo para el desarrollo del show y se dejan llevar. Digamos que en el fondo tenemos ganas de que nos salga de vez en cuando algún espectador "random".
Nieve: Nos gusta que la gente de desmelene, desde el respecto claro. Y eso la verdad es que hasta ahora es lo que hace que el público disfrute tanto.
Marina: La verdad es que hemos tenido mucha suerte, yo ni en mis mejores sueños hubiese imagino la respuesta tan buena que hemos tenido con el público sevillano. Tanto a nivel de venta de entradas como la reacción en la sala.

P. ¿El momento más heavy con vuestro público?
Marina: Pues en la última función de la temporada pasada, dentro de la muestra de Teatro con Orgullo, vino un público un poco más variado de lo habitual. Y había un grupo de extranjeros en la primera final que venían un poco subiditos de alcohol. Total, que en la presentación que hace nuestro maestro de ceremonias preguntamos que nombre le poníamos a un personaje del show, un chico de este grupo levanto la mano, lo sacamos y no hablaba nada de español ni había forma de entendernos. Él quería subir y punto (risas) Y acabó diciendo que él lo que quería era besar al presentador, empezó toda la sala a decir ¡que se besen! Y tanto que se besaron.
Nieve: Hay hubo lengua y todo vamos (risas).
Marina: El presentador fue a darle un piquito y el otro se vino arriba y le metió la lengua.

P. ¿Cómo animamos a los espectadores para que os acompaña en este primer aniversario?
Marina: Creo que hay mucha gente que tiene que venir a ver el Rocky. A pesar de que está basado en una película antigua, es un espectáculo muy moderno y transgresor. Entonces, creo que el mensaje es muy interesante, y sobre todo te vas a divertir, gritar, bailar y vas a salir como nuevo. Y quizás habrá gente que vea algo de publicidad y piense, este no es mi rollo, pero creo que hay que darle una oportunidad. Viene gente de muchos perfiles y la gente que menos te lo esperas es la que mejor se lo pasa.
Nieve: Hay que probarlo. En Madrid y Barcelona lleva muchos años triunfando y aquí en Sevilla acaba de llegar. Hay que enfocarlo como una actividad de grupo, al igual que la "escape room" que están ahora tan moda, pues el Rocky es algo parecido. Una actividad para ir con los amigos.

Para aquellos que se quedan con ganas de ver este espectáculo y acudir a su primer aniversario, el Rocky Horror Madness Show les estará esperando en la Sala Holiday el próximo sábado 25 a las 21:30h.

Entrevista: Alberto Mejias
Fotografía: Alejandro Talaverón