ENTREVISTA | JESÚS GARRIDO

Nos citamos en Café Piola (Alameda) con el actor Jesús Garrido, quien nos presenta el espectáculo "El obispo de Marte", un espectáculo donde la critica social se filtra a través de los toques de humor. Esta obra se preestrena en Teatro Távora Abierto el 1 de noviembre a las 21:00h para después dar el salto a la capital española.

Jesús, cuéntanos un poco de qué va el espectáculo ¿Qué es el obispo de Marte?

Este texto, que es de un autor jienense, quedó finalista en la categoría de Teatro en Villa Del Río. Pues el obispo de Marte es un monólogo que pone de manifiesto las barbaridades que el ser humano es capaz de cometer consigo mismo. Pero todo muy llevado al extremo, en un tono de comedia absoluto. Cuenta las peripecias de obispo que llega a Marte y el propio obispo es quien nos cuenta qué es lo que va sucediendo allí, su llegada, los conflictos con extraterrestres, los terrícolas... etc. Todo con un fondo de crítica social bastante duro.

Resulta irónico el hecho de que se trate de forma cómica a una figura tan rigurosa y seria como puede ser un obispo...

Jesús: No, pero el obispo es muy peculiar. Él cambia de estado de ánimo constantemente. Pasa de ser un personaje cómico que despierta simpatías a un personaje despreciable en pocos segundos durante la obra. Durante la obra se presentan diez sermones, correspondiente a cada martes de la semana, que cuentan desde que el obispo llega hasta que se va de Marte. En teoría las peripecias de este obispo duran unos dos meses y medio en este planeta.

A partir de un texto ya escrito ¿Cómo se sucede el proceso creativo?

Ha sido un proceso muy complicado, aunque últimamente me está tocando hacer personajes de autoridades, como por ejemplo de alcalde en la serie Entre Olivos. Ha sido complicado porque meterte en la piel de un personaje como este significa sacar de ti mucha ironía, aunque eso es lo que menos me ha constado ya que mi forma de ser es bastante irónica, mucha dulzura, el personaje también tiene un lado muy salvaje, empático aunque a la vez muestra una antipatía terrible... es complicado. Conlleva muchos cambios de ánimo. Lo que siempre está presente sin duda es el toque de humor, no hay más que ver el cartel el cual sin duda nos recuerda al escudo del Betis (risas), que no está ahí por casualidad. Este obispo necesitaba un símbolo, y entendiendo como bético que soy que el Betis es un sentimiento, vimos adecuado que su escudo modificado fuese ese símbolo que andábamos buscando, colocando a Marte dentro del mismo. De hecho es muy parecido al escudo que utilizó este equipo durante la República.

¿Quiénes sois el equipo que formáis esta producción?

Pues el equipo está formado por Juan Ignacio Pérez Camacho como director, y yo como actor, que a la vez estamos actuando como productores, el vestuario es de Lola Luna que ya ha colaborado con nosotros en varias ocasiones, la escenografía es de Producciones Estelares, muy sencilla pero a la vez espectacular e impactante, Quique Bañó realizó el retrato mío que forma parte del cartel, y bueno, la propuesta musical es del director al igual que la puesta en escena... en fin, hay un buen equipo detrás.

¿Cómo se plantea un monólogo teatralizado de 60 minutos de duración?

Jesús: Yo hacía tiempo que buscaba algo, pero no encontraba nada que me llenase. Porque yo entiendo el teatro desde la crítica social, y eso de ponerme sobre un escenario para solo soltar texto... no era lo que buscaba. Quería encontrar algo para trasmitir lo que actualmente estamos viviendo, la mala situación social, el conflicto con Cataluña desde ambas partes, los errores que cometemos los ciudadanos a la hora de elegir a nuestros líderes, la socialización de los problemas... la esencia pura del ser humano, básicamente. No se centra en ningún tema concreto pero los toca a todos.

¿Por qué un obispo tiene que contarnos esas verdades?

Supongo que su autor se ha basado en algo que conoce bastante, porque es lo que impera en España, el catolicismo. Si Tomás fuera musulmán hubiese sido otro personaje. Tal vez nuestra cultura está acostumbrada a que los dogmas de fe, los mensajes divinos, lo bueno de lo malo, se nos haya inculcado a casi todos desde la iglesia. Tal vez sea ese el motivo.

¿Este obispo va a intentar aclarar las ideas de los espectadores o darnos alguna visión futura?

Jesús: Creo que lo que el obispo va a conseguir es, además de sacar sonrisas, que el espectador se vaya a casa a reflexionar. El obispo tiene una frase en su texto que dice: "Ha llegado el momento de la acción más que de la reflexión" y tenemos que estar en lo contrario, tenemos que estar en la reflexión para llegar a la acción.

Entrevista de Alberto Mejías.
Fotografías de Alejandro Talaverón