Entrevista | Cía. Un par de narices

Hay un gran acontecimiento en la ciudad antes de la Feria de este 2018. Y es que llega Shakespeare con sus muertos. Bueno, mejor dicho, llega la Cía. Un par de narices a hablarnos de los muertos de Shakespeare a La Fundición los próximos 12, 13 y 14 de abril. Con un espectáculo de comedia gestual donde dos perfectos imbéciles nos contarán una versión distinta de algunas de las mayores tragedias del autor inglés.

Antes de eso, charlamos con sus protagonistas; Susana Villegas y Jorge Iglesias, quienes forman el equipo actoral y Mané Solano quién es el encargado de la dirección.

Pregunta: ¿Cómo surge la Compañía?

Mané: La compañía son ellos dos. Y esto surge a partir de un número de microteatro que hicimos hace un año, aproximadamente.

Jorge: Nosotros hacíamos clown y es algo que nos gustaba mucho. Para el Certamen de Microteatro de La Parata (Granada), nos planteamos presentar algo. Ahí hicimos algo muy personal, muy propio y fue cuando le pedimos a Mané que nos ayudase un poco. Cuando lo vio Mané, dijo: "Venga, vamos a empezar desde cero". (Risas). El espectáculo, Capulletos, lo movimos durante el verano por Europa, donde nos ha ido bastante bien y algún que otro concurso al que lo hemos llevado por España. Y de ahí nace un poco la compañía. Al ver la buena respuesta que tuvo esta pieza, Capulettos, decidimos invertir más en ella alargándola e ir a por todas.

P: Empieza el proyecto con Capulettos y termináis repasando a los muertos y los finales de las grandes tragedias de Shakespeare.

Mané: Un poco con la línea que había en Capulettos, donde se cuenta el final trágico de Romeo y Julieta, ambos se suicidan pero, desde una visión cómica. La pieza son unos doce minutos y llegan a suicidarse no sé cuantas veces y nunca muere ninguno. Hasta el final. Y esta obra lo que pretende ser es un pequeño homenaje a esos muertos célebres de Shakespeare. Creo que en total son ocho, incluida Capulettos, con algunas modificaciones. Entonces, jugamos con esas imágenes tan típicas que todos tenemos en la mente de esos muertos. Por ejemplo, Lady Macbeth es un personaje muy tratado con el sentimiento de la culpa, que se suicidaba también. Entonces, esa imagen de la culpabilidad y ese simbolismo de lavarse las manos es el que nos interesa. O el rey Lear que se muere de pena cuando ve que su hija está ahorcada, o Hamlet que ya está más trillado que la madre que lo "parió" (risas). Ofelia, a la que le hemos querido hacer un homenaje porque la tenemos un poco olvidada. Sobre todo hemos partido de imágenes de estos grandes muertos, por supuesto hacía un punto desfasado para llevarlo a la comedia. Y todo ello sin texto.

P: ¿Cómo ha sido ese proceso creativo para llegar a Shakespeare a través de la comedia gestual?

Mane: Hemos partido de esa imagen que te decía de estos personajes y de alguna acción concreta de esa imagen. Por ejemplo, Lady Macbeth, es el símbolo de la culpabilidad y se ha utilizado muchas veces en teatro, ese momento de lavarse las manos, pues nosotros hemos querido contar el porqué se lava las manos o el rey Lear, con esa sombra de su hija que cuelga y este hombre que llora de pena por los rincones, ¿por qué llora en realidad? También en parte es una justificación. Todos sabemos que a Cleopatra le pica una serpiente y muere, pero lo que hemos querido plantear es ¿por qué le pica? Con su desarrollo, evidentemente. Y eso es lo que hemos ido haciendo durante toda la historia.

Y el trabajo que se plantea es de comedia gestual. Hemos decidido tirar por ahí porque nos gusta ese tipo de trabajo y capulettos ya tenía ese estilo. La obra está totalmente musicalizada, no hay ningún parón y todo trabajado desde lo físico.

Jorge: Nosotros jugamos mucho a la hora de construir la historia. Jugamos y nos ponemos a disfrutar y a ver lo que nos divierte y nos inspira. Ese es nuestro motor de construcción para las escenas. Y luego, hemos querido tener muy en cuenta el hecho de que fuese una obra que tuviese sentido. Sobre todo para aquellas personas que no conozcan la obra.

P: Eso es un componente importante, ¿no? Unos textos muy contundentes que los vais a presentar ante un público sin palabra alguna. Sobre todo para quién no conoce la obra de Shakespeare.

Mané: En ese sentido hemos apretado mucho. Como decimos siempre, "si mi madre viene a ver la obra", que todos tenemos madre populares (risas), "que lo entienda". No puede ser un bolo donde solamente los eruditos de Shakespeare vayan a entender. Porque entonces, ¿para qué hacemos teatro? Por ejemplo, Capulettos, aunque es la obra más conocida de Shakespeare, hay gente que no la tiene porque conocer o no recordar como acaba. Pero si hay una situación que la van a entender, que es una chavala que se suicida y viene el chaval y al verla muerte se mata. Y así sucesivamente. No tienen que entender a Shakespeare, tiene que entender esa historia. Y eso hemos intentado que esté en todas. Porque el público tiene que comprender la historia.

P: ¿Vamos a encontrarnos alguna reinterpretación?

Mané: Totalmente. Nosotros trabajamos a partir del clown, que no quiere decir que vayamos con narices ni el traje multicolor, pero si la visión clownesca de toda esta historia. Y cuando decía antes lo de "por qué le pica la serpiente a Cleopatra", es porque el número se desarrolla y hemos querido que le pique al final. Pero, es muy interesante o eso nos ha parecido a nosotros, el cómo se llega a esa picadura. Evidentemente, en la historia real, como drama que es ella siempre sale súper sacrificada, acercándose la serpiente al pecho, algo muy solemne. Respetando por supuesto al personaje de Cleopatra y que le pica. Hemos jugado con Shakespeare pero, hacemos una parodia de ese personaje y esa tragedia que está viviendo.

Jorge: Hemos tenido muy en cuenta que Shakespeare es un autor muy trillado, y no queríamos meternos sin ofrecer algo diferente. Evidentemente está todo hecho, pero hay que innovar y reciclar y hay que sacar cosas que la gente no se espere. Y ha sido un bonito reto. Ofrecer algo nuevo.

Mané: De hecho creo en la misma Fundición ha habido no hace mucho un monólogo de Shakespeare. Y otras propuestas recientes que tratan textos de Shakespeare. Esto está mejor (risas).

Susana: Yo creo que también es como jugamos a quitarle todo el peso de lo trágico. Siempre se plantea de una manera muy dramática y nosotros lo traemos de una manera diferente. Y por supuesto, con mucho respeto y poca vergüenza.

P: Habláis de diferentes obras, ¿Contiene el espectáculo un hilo conductor?

Mané: El hilo conductor son dos personajes que viene a ser dos magníficos imbéciles que, juegan a reconstruir estas historias. Ellos están jugando todo el tiempo, aunque no quiere decir esto que haya un hilo conductor entre una historia y otra, sino que ellos van planteando: ahora esto, ahora esto y ahora esto. Son cuadros.

Susana: Además que cada uno de estos cuadros tiene un estilo personal, uno es mas circense, otro más corporal, otro se acerca a la danza, ópera, digamos que bebemos un poco de diferentes fuentes. Es un espectáculo muy versátil.

Mané: Hay efectos especiales (risas).

Susana: Además, al principio jugamos un poco a que el público diga, "esto que mierda es".

Mané: De hecho, el principio es un poco rayante a propósito para que la gente diga, "donde me he metido" (risas). Lo hemos hecho a conciencia. Además que funciona. Los dos o tres que lo han visto han puesto un poco la cara "así" (risas).

P: Desde luego apostáis por algo muy claro sobre la escena. ¿Queréis que esa sea la seña de identidad de la compañía?

Jorge: Precisamente eso lo hablábamos hace poco, con Capulettos y ahora con esto, le preguntábamos a Mané, ¿Qué hay como esto? A mi me gusta mucho la comedia gestual, y no encuentro nada que se parezca. Con Capulettos la frescura y originalidad es lo que hizo que funcionara tan bien. Y luego, por el hecho del equipo que formamos. Yo creo que el sello está.

Mané: Digamos que es una poca vergüenza muy trabajada. No es cualquier cosa. En cada número y cada historia nos paramos quinientas mil veces porque si algo como esto no está trabajado de verdad se convierte en una chufleria. Es muy interesante trabajar esta cara dura, que no caída la comedia en algo facilón. Y trabajar esto como el que está haciendo el drama más grande del mundo Y cuando se trabaja funciona y salen cosa muy interesantes. Con respecto a lo del sello es verdad. Ellos han partido de la pieza de Capulletos y ahora mismo si se tiene ese sello entre comillas, quién sabe luego donde puede acabar.

P: ¿Qué le decimos al público para que venga a ver estos muertos?

Susana: Hombre no solo a este espectáculo, hay que ir a todos.

Mané: No, la gente tiene que venir a este (risas).

Susana: La gente tiene que ir al teatro siempre. Y, por supuesto, a vernos a nosotros. Yo creo que es un poco confiar en los nuevos. Porque los que están, ya están. Y vamos a darle un poco de brillo a todos esos jóvenes que viene haciendo algo nuevo. Y también vamos a escucharnos entre nosotros. Creo que los jóvenes tenemos mucho que decir y estaría muy bien apoyarlos.

Jorge: Los diez primeros se llevan una camiseta (risas).

Mané: Hay que decir que ellos dos se van a Valencia. Una vez que estrenen van a afincarse como compañía en Valencia porque él es de Valencia y ella también, es Valenciana de Coria (risas). De hecho, en La Fundición nos hicieron el favor de dejarnos entrenar para poder tener el material e irse a Valencia. Y lo que dice Susana, es un trabajo interesante de unos chavales jóvenes que pueden hacer algo de mucho nivel.

Susana: El apoyo del público es necesario, igual que el amigo que te deja la nave, el que te ayuda en la dirección, el amigo que se une a la hora de formar el elenco y todos los amigos que te ayudan con vídeo, fotografía... etc. Todo eso para el comienzo. Porque, ¿Que empuje tiene alguien que está en tierra de nadie?

P: ¿Algo más que decir?

Jorge: Tonto el que lo lea.

Entrevista: Alberto Mejías.

Fotografía: Cristina Ortega.